viernes, 11 de mayo de 2012

Educar en tiempos inciertos. Mariano Fdez. Enguita

EL TRABAJO EN LA SOCIEDAD DEL CONOCIMIENTO 

Fuente: FERNANDEZ ENGUITA, M (2004): “El trabajo en la Sociedad del conocimiento”, en Educar en tiempos inciertos. Madrid, Ediciones Morata.     

El trabajo en la sociedad del conocimiento, capitulo del libro "Educar en tiempos inciertos", de Mariano Fdez. Enguita, se centra como tema principal en el avance de la escuela en su conjunto. Encontramos varios apartados a destacar: “La sociedad industrial y el desarrollo de la escuela de masas”, “Los desajustes entre la Educación y el mundo del trabajo” y “educar en la sociedad del conocimiento”. 

El primer apartado: “La sociedad industrial y el desarrollo de la escuela de masas”, trata sobre los comienzos de la revolución industrial. En estos comienzos, la escuela era el primer paso hacia el mundo laboral, de hecho, la escuela siempre ha tenido y sigue teniendo una estrecha relación con la economía. Según el autor, la escuela enseñaba a los alumnos a someterse ante la autoridad y la única motivación que se encontraba era el salario y no la satisfacción del trabajo bien realizado. 

En el segundo apartado “Los desajustes entre la Educación y el mundo del trabajo”, el autor señala que la empresa utiliza una lógica autoritaria y jerárquica mientras que el Estado, utiliza la lógica de la democracia, universalismo e igualdad. En este apartado Enguita da una gran importancia y peso a la profesión docente ya que no ha dejado de aumentar desde su surgimiento 

Otro de los puntos a tocar es el de la inclusión de la mujer en la enseñanza, el cual ha sido uno de los hechos más costosos durante toda la historia de la enseñanza. 

Respecto a la escuela, aparece la flexibilidad de la que habla Enguita, la escuela no puede ser rígida, autoritaria e inflexible, con el fin de que los alumnos estén preparados para el actual mercado laboral que es mucho más exigente. 

Respecto al último apartado “Educar en la sociedad del conocimiento”, Enguita nos habla sobre las necesidades de información. Actualmente, es necesario tener a nuestro alcance la información del conocimiento, la cualificación, y la educación para poder estar bien preparados en el nuevo mundo laboral. 

A continuación, Enguita habla sobre las tres revoluciones industriales. La primera revolución industrial exigió y requirió formas de trabajo mucho más cualificadas, la cual multiplico y consolido la burguesía, con la contrapartida del proletariado, la segunda revolución industrial hizo posible el uso de medios de producción y volúmenes y cantidades hasta entonces impensables y creo nuevas cualificaciones la cual permitió proliferar y reafirmarse a los directivos, es decir a la burocracia colocándose frente a ellos a unos trabajadores definitivamente subordinados en el proceso de trabajo. 

Respecto a la tercera revolución industrial se centra en el poder capaz de permitir nuevas formas de movilización de los medios de producción, de coordinación del trabajo. 

En este apartado se le da una gran importancia a la escuela y al funcionamiento del sistema educativo en el cual necesitamos una educación con saberes y conocimientos a con niveles superiores. En este apartado, Enguita habla sobre los tres tipos de conocimiento. El conocimiento operativo, el cual se centra en la eficacia. Este conocimiento puede ser sustituido por maquinaria y prescindir de mano de obra. El conocimiento profesional, sobre la necesidad de un análisis y juicio previo a la naturaleza de los problemas. Este conocimiento puede ser sustituido por mecanismos informáticos y para terminar, trata acerca del conocimiento científico, sobre las necesidades y posibilidades nuevas. Este conocimiento debe ser abstracto y activo. 

En conclusión, decir que la sociedad siempre está en continuo cambio por lo que la escuela no puede ser una institución estancada si no que debe de estar siempre en continuos cambios teniendo presentes siempre las necesidades que existen en la actualidad.

2 comentarios:

  1. Muy bueno, muchas gracias me sirvió mucho esta entrada, saludos.

    ResponderEliminar
  2. Me alegro que te haya servido,
    un saludo.

    ResponderEliminar